PROGRAMA DE PERFECCIONAMIENTO

Presentación DRC&P Postulación y selección Apoyo administrativo Facultad Preguntas Frecuentes Adjudicación de Cursos

DRC&P   (Informe DRC&P Temporada 2015 pinchar aquí)

El proceso de detección de requerimientos de capacitación y perfeccionamiento. Configuración de la oferta de cursos del Programa de Perfeccionamiento.

El proceso de Detección de Requerimientos de Capacitación y Perfeccionamiento (DRCP) tiene como lógica fundamental la disponibilidad de información para la toma de decisiones. En ese sentido, la Academia Judicial ha procurado diseñar e implementar el proceso, de manera que sea capaz de fundamentar claramente sus decisiones en torno al diseño de la oferta programática de perfeccionamiento. De esta forma, el elemento central del proceso DRCP corresponde a la recopilación y procesamiento sistemático de información para su uso en la toma de decisiones sobre las instancias de perfeccionamiento que han de ser desarrolladas y ofertadas por la Academia.

Por lo tanto, DRCP es una de las más importantes fuentes de información a la hora de elaborar la oferta de cursos de perfeccionamiento. Durante ese proceso se visita y entrevista a integrantes de los distintos estamentos de algunos tribunales, para levantar ejes de información inicial, que luego son sometidos a discusión en encuentros grupales. Con la información obtenida de esas dos instancias más la información extraída de las encuestas aportadas por los participantes en cursos del año anterior, se realiza un resumen de los principales problemas a abordar en el Programa de Perfeccionamiento del siguiente año. Con este resumen se consulta a diversos involucrados en el servicio de justicia, desde asociaciones gremiales a tribunales superiores, incluyendo a abogados en ejercicio, para incorporar su participación en el proceso. El listado definido de requerimientos de capacitación y perfeccionamiento es sometido, entonces, a criterios de prioridad. Examinando las evaluaciones disponibles y los datos de postulación a cursos de años anteriores, se configura la oferta de cursos sobre la base de los requerimientos de capacitación y perfeccionamiento detectados, las prioridades fijadas a partir de las opiniones de los diversos concernidos, y los recursos disponibles dirigidos a lograr la mayor cobertura posible, en la medida en que la oferta cubra estándares metodológicos que, a su vez, son objetos de permanente revisión. Esta oferta es llevada al Consejo Directivo de la Academia Judicial para su decisión sobre el respectivo llamado a licitación de cursos. Tras el proceso de licitación se llama a postulación de participantes. En estas últimas dos etapas, algunos cursos son eliminados por no contar con equipo interesados en su licitación, o bien porque, una vez abierta la convocatoria, no se inscribe un número mínimo de interesados (15) que justifique impartirlo.